Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano

Por increíble que parezca, su bebé probablemente visitará a su pediatra más a menudo en su primer año de vida de lo que usted vio a su médico durante su embarazo.

El Chequeo de un niño sano ayuda al médico a controlar el crecimiento del bebé. También son una oportunidad para que usted pueda plantear interrogantes sobre la salud de su bebé y el su desarrollo - y obtener algunas respuestas.

Desde el momento del nacimiento del bebé, usted se apodera de un papel que desempeñará por mucho tiempo: Usted es el abogado de su hijo, su voz en el mundo de los adultos, y sus ojos y oídos que lo conocen mejor que nadie. "Los pediatras están interesados en proporcionar la mejor atención posible", dice la Dra. Lynn Olson de la Academia Americana de Pediatría. Esto significa tanto " responder a las necesidades de los padres, y hacer una diferencia en las vidas de los niños." Pero su médico no puede hacerlo solo. Se necesita que los padres sean socios activos en la salud de su hijo.

Lo mejor informado que usted esté, mejor para su bebé. Pero es difícil saber qué hacer en una nueva situación. Esto es lo que puede esperar durante las visitas del médico - y cómo sacar el mayor provecho del tiempo que usted pasa con su pediatra.

Cada niño sano comienza su visita con unos saludos y luego se comienza el cheque en sí, empezando con el pesaje y la medición de su bebé. A los bebés les pueden medir la circunferencia de la cabeza, como un indicador del crecimiento del bebé. La mayoría de los médicos comparan el progreso con un nivel gráfico de crecimiento. Su médico puede mostrarle cómo leer el gráfico, si usted se lo pregunta. Un crecimiento sostenido en el tiempo es una señal de buena salud.

A comienzos de la consulta, pregunte a su pediatra si es mejor plantear las preguntas durante o después de los exámenes. ¡No sea tímida! Usted tiene que hablar por su hijo, incluso si el consultorio del médico es intimidante. Es inteligente escribir sus preguntas antes del momento, especialmente si usted sabe que la visita podría ser estresante, al igual que cuando su bebé está recibiendo una inyección, o está tiene gran ansiedad por separación de su madre (común en torno a 9 meses de edad).

A continuación, el médico hará pruebas para ver los reflejos y el tono muscular de su bebé. Puede mover suavemente las extremidades del recién nacido, o preguntar a sus dos meses de edad su bebé se apoya en sus brazos para mirar a su alrededor. ¿A sus cuatro meses de edad, se da vueltas en su cuna? A los seis meses, ¿se sienta solo? ¿Anda gateando a los ocho meses? o «Paseando» por la sala con la ayuda del mobiliario a los 10 meses. Por supuesto, estas etapas representan el promedio de las edades, todos los bebés maduran en su propio horario. Sin embargo, esta es la progresión que su médico anticipa. Si el patrón de su hijo varía, es importante mencionarlo durante una visita al consultorio.

Cuando el bebé crece, también lo hacen sus capacidades vocales y los intereses sociales. Muchos médicos charlan con los bebés, mientras chequean su frecuencia cardiaca, sus oídos, los ojos y estomago, utilizando el tiempo para ver cómo el bebé se involucra con un adulto que tan atento es atento, como mueve sus ojos, para comprobar la función de atención y seguimiento, y estudiar la personalidad del bebé. Algunos médicos hacen evaluaciones más formales, sobre todo si hay motivo de preocupación, pero la mayoría de las veces, utilizan el examen como una oportunidad para relacionarse con su bebé, para jugar un poco y tener una idea de su desarrollo emocional y verbal.

Para bebés que ya pueden comer cereales u otros alimentos sólidos, el pediatra puede sugerir nuevos alimentos, o preguntar cómo han sido tolerados el pasado mes de los alimentos. Si usted tiene preguntas acerca de la comida, posibles alergias, o si su suegra le sugiere espesar el biberón de la noche del bebé con cereal de arroz, pregúnteselo todo al doctor en estas consultas. Esto puede ser duro, si su médico se encuentra en un apuro, pero incluso sus preocupaciones cotidianas merecen una respuesta. Es difícil saber cómo y cuándo alimentar a un bebé (especialmente su primero) y tanto usted como su bebé se pueden beneficiar de más apoyo y orientación.

Cuando el examen físico está hecho, a menudo es hora de las vacunas u otros procedimientos molestos. Los médicos odian hacer llorar a su bebé tanto como usted odia escucharlo. De hecho, muchos pediatras programan una 'cuota' diaria de lactantes y niños pequeños, para estar seguros de que su día no esté lleno de bebés gritando. Algunas madres tienen dudas sobre las vacunas. Si las tiene, asegúrese hacerlas con suficiente antelación. No espere hasta que esté en el calor del momento en que las emociones y la aprehensión están en su mayor expresión.

Utilice los últimos minutos de visita para examinar todas las instrucciones que el médico le haya dado. Una vez que esté seguro de que todas sus preguntas han sido respondidas - y que usted entiende todas las respuestas – ¡eso es todo! Pare en el escritorio de la recepcionista y programe la próxima cita de su bebé. Entonces, relájese y disfrute del día.

Una última palabra de consuelo: Si bien la visita es el mejor momento para obtener respuestas, no es la única oportunidad que tienen para comunicarse con su pediatra. Algunos médicos aceptan responder preguntas por teléfono y otros están encantados de responder a las preguntas por correo electrónico.
Artículos Regionales
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Alabama
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Alaska
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Arizona
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Arkansas
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano California
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Colorado
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Connecticut
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano DC
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Delaware
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Florida
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Georgia
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Hawaii
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Idaho
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Illinois
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Indiana
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Iowa
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Kansas
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Kentucky
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Louisiana
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Maine
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Maryland
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Massachusetts
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Michigan
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Minnesota
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Mississippi
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Missouri
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Montana
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Nebraska
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Nevada
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano New Hampshire
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano New Jersey
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano New Mexico
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano New York
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano North Carolina
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano North Dakota
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Ohio
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Oklahoma
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Oregon
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Pennsylvania
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Rhode Island
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano South Carolina
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano South Dakota
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Tennessee
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Texas
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Utah
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Vermont
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Virginia
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Washington
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano West Virginia
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Wisconsin
- Chequeos Médicos Para Un Bebé Sano Wyoming