Coaching y Cambio de Actitud Arizona

El coaching es un proceso de modificación de hábitos para alcanzar sus metas u objetivos, para tomar conciencia de esos hábitos es necesario comprender el proceso acción-resultado y cómo funcionamos ante ello...

Compañías Locales

Masters Laura Msw
(602) 280-1020
300 W Clarendon Ave Ste 215
Phoenix, AZ
Nami Southeastern Arizona
(520) 459-3228

Sierra Vista, AZ
Ricardi Randall DO
(602) 546-0990
1919 E Thomas Rd
Phoenix, AZ
Draskovich Valerie Med
(480) 947-5739
7530 E Angus Dr
Scottsdale, AZ
Hart-Stravers Wendy
(480) 775-8812
4015 S McClintock Dr
Tempe, AZ
Value Options
(602) 914-5800
444 N 44th St Ste 400
Phoenix, AZ
Psychological and Consulting
(480) 629-5232
13820 S 44th St
Phoenix, AZ
Lett Phillip D Psychologist
(602) 852-0911
4222 E Camelback Rd Ste 230H
Phoenix, AZ
Inselman-Temkin Barbara
(520) 292-1769
1860 E River Rd
Tucson, AZ
Luick Anthony H Dr
(520) 299-7773
2200 E River Rd Ste 125
Tucson, AZ

Proveído Por:

El coaching ayuda a las personas/profesionales a cambiar. Cuando realizamos una acción y obtenemos un resultado positivo, tendemos a repetir el mismo proceso ante situaciones similares. La pregunta es ¿cómo actuamos cuando el resultado es negativo? Por regla general, probamos otras acciones sin analizar el proceso y es posible que se produzca una reiteración inconsciente de un mismo proceso que nunca llegaremos a acertar, lo que nos lleva a resignarnos, estancarnos o bloquearnos y, a partir de ahí, nos decimos que es imposible cambiar.

Por fortuna, desde tiempos muy remotos, no hay más que ver a maestros filósofos utilizados hoy en día como referencia (Sócrates, Aristóteles, Confucio, Séneca, Baltasar Gracián …) se ha observado que la persona puede cambiar cuando toma conciencia de cuál es su actitud.

Porque la actitud y no la acción es la raíz del error. En el coaching se enseña que: si sembramos una actitud cosecharemos una acción; si sembramos una acción cosecharemos un hábito y si sembramos un hábito cosecharemos un carácter. El carácter nos lleva a nuestro destino. Por lo tanto, si no me gusta mi destino, cambio la actitud.

Y es en ese punto, en la actitud, donde el coach trabaja como coachee o cliente, entendiendo ésta como el conjunto de nuestras conductas, creencias, valores y mística personal y profesional.

Cambiar conductas

Desde este punto de arranque, y aunque muchas veces nos cuesta creerlo, no es difícil cambiar nuestras conductas. Si tomamos conciencia de cómo nos conducimos ante las situaciones terminaremos siendo dueños de nuestros pensamientos, emociones y sentimientos.

A menudo, nuestros pensamientos están condicionados con nuestras conductas inefectivas que junto con las emociones nos llevarán a desarrollar sentimientos positivos o negativos. Son fundamentalmente los sentimientos de víctima, culpa y resentimiento los que construyen las cargas emocionales que más problemas nos acarrean: ignorancia, ira y miedo, cargas emocionales que son las que dominan nuestras vidas y que cuanto antes debemos aprender a canalizar.

El coaching ayuda también a descubrir nuestras debilidades y fortalezas para conocernos mejor y superarnos en situaciones límite ya buscar nuestras oportunidades que son las que nos llevan a tomar decisiones y ser valientes en momentos de crisis y, por consiguiente, tomar conciencia de las amenazas y ser muy cuidadoso y respetuosos con uno mismo y con los demás.

Cuando nos demostramos a nosotros mismos que somos ca...

Más artículos relacionados en LosRecursosHumanos.com.