Cómo Actuar Ante Una Fobia Oklahoma

Un ataque de fobia representa un sentimiento de temor, odio, repulsión hacia algo o alguien. ¿Sufre de Fobia tú hijo? El siguiente artículo nos habla de las causas de la fobias, aprende a evitarlas, controlarlas y tratarlas, continua leyendo y aprende más al respecto...

Compañías Locales

Mcalester Regional Hlth Ctr
918-426-1800
One Clark Bass Boulevard
Mcalester, OK
Integris Bass Pavilion
580-249-4260
401 South Third
Enid, OK
St Anthony Hospital
405-272-7000
1000 North Lee Street
Oklahoma City, OK
Continuous Care Ctr Of Tulsa
918-749-8930
1924 South Utica Avenue
Tulsa, OK
Kingfisher Regional Hospital
405-375-3141
500 South Ninth Street
Kingfisher, OK
Memorial Hosp Of Texas Cnty
580-338-6515
520 Medical Drive
Guymon, OK
Orthopedic Hospital
405-631-3085
1044 SW 44th Street
Oklahoma City, OK
Lane Frost Health & Rehab Ctr
580-326-9200
2815 East Jackson Street
Hugo, OK
Hillcrest Specialty Hospital
918-579-7260
1145 South Utica Ave
Tulsa, OK
Tulsa Spine & Specialty Hosp
918-388-5701
6901 South Olympia Avenue
Tulsa, OK
Esta Información es Proveída por
  

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com

Cómo actuar ante una fobia:

Una fobia es un temor desproporcionado a algo que, normalmente, no tiene por qué asustar. Sin embargo, debemos tener en cuenta que en la infancia son normales muchos miedos fantásticos o que nos parecen ilógicos a los adultos.

Un chico puede temer a los personajes de ficción, a ser devorado, a los desagües, a una breve separación…O puede tener otros miedos ensañados por sus padres, como a los vehículos en movimiento, a las avispas, a los perros.

Al pasar por una infinidad de temores en sus primeros años, no es fácil distingue en esa etapa entre uno normal y una fobia. Hay miedos que son habituales a ciertas edades, así que un criterio para distinguir entre un temor normal y una fobia (es decir, un pánico que roce o caiga en enfermizo) es que ese miedo claramente ya no corresponda a la edad del chico que lo padece.

También son significativas una intensidad, una frecuencia y una duración excesivas. Como la apreciación de estos criterios puede ser subjetiva, conviene que la impresión de los padres sea constatada por la de un especialista. Las causas de las fobias pueden abarcar desde manifestaciones simbólicas de conflictos afectivos infantiles, hasta miedos aprendidos por imitación y experiencias traumáticas.

En todo caso, parece decisiva la influencia del ambiente familiar. Un proteccionismo excesivo, sentimientos de abandono o ser forzado a afrontar miedos y situaciones para los que el chico no está preparado, pueden ayudar a que aparezcan esos miedos incontrolados. También los padres pueden “contagiar” a los hijos sus propios temores exagerados. Para evitar las fobias, es fundamental que el chico se sienta querido, contar con un apoyo consistente que no obstaculice el crecimiento emocional, y disponer de una buena autoestima.

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com