Depresión Mayor

Cuando alguien presenta un estado depresivo mayor se puede identificar porque algo no funciona bien. La depresión mayor puede comenzar a cualquier edad, aunque el promedio se sitúa entre los 27 y los 40 años de edad...

Artículos Proveído Por:

Se identifica un estado de ánimo deprimido, pérdida de interés o placer por las actividades ordinarias durante un periodo mínimo de dos semanas. Existe evidencia para considerar que el desorden depresivo mayor tiene patrones genéticos y familiares.

Según plantea Crespo (2000), el trastorno depresivo mayor es uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes. Su prevalencia en la población general varía entre el 5 y el 10 por ciento para las mujeres y entre el 2 y el 3 por ciento para los hombres. Así, las mujeres tienen mayor riesgo de presentar depresión mayor.

Los porcentajes de prevalencia al parecer no se relacionan con nivel socioeconómico, raza, estado civil o nivel de estudios. Hay otros factores que predisponen a una depresión mayor como la existencia de antecedentes familiares de depresión, alcoholismo; pérdida parental antes de los 13 años de edad y la presencia de un grado elevado de estrés psicosocial. (Smith, Weissman, 1991).

Dentro de los criterios formales para el diagnóstico se tiene en consideración de que vaya acompañado por al menos cuatro de los síntomas que a continuación relaciono:

Estado de ánimo depresivo (o irritable) la mayor parte del día.
Pérdida o disminución importante del interés y del placer.
Cambio significativo del apetito con una pérdida o aumento de peso.
Cambio significativo del sueño con insomnio o hipersomnio.
Cambio en el nivel de actividad psicomotriz con agitación o enlentecimiento.
Dolores de cabeza; dolores musculares.
Fatiga o pérdida de energía.
Sentimientos de inutilidad o culpa excesivas o inapropiadas.
Disminución de la autoestima y de la confianza en sí mismo.
Dificultad para concentrarse y para tomar decisiones.
Visión pesimista del futuro.
Frecuentes pensamientos de muerte o suicidio.

Es importante tener en cuenta que los síntomas mencionados no respondan a efectos directos de un medicamento, del alcohol o drogas, de un estado físico, ni a un proceso de duelo normal. Una situación de estrés puede inducir un episodio de depresión mayor, en las personas propensas a ello, pero en muchas ocasiones éstos no necesariamente están asociados a un evento externo que lo precipite.

La dificultad de mejoría se asocia con: la existencia de un tratamiento inadecuado; presencia de síntomas iniciales severos; edad temprana de aparición; mayor número de episodios previos; presencia de otros desórdenes mentales o dependencia de sustancias psicoactivas; enfermedad crónica severa y disfunción familiar.

La probabilidad de que se vuelva a presentar una depresión mayor en el transcurso de la vida, es alta y el riesgo de presentar nuevos episodios aumenta a medida que éstas se producen, siendo muy variable el patrón de reaparición.

De: José Manuel Sánchez Barranco

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com

Artículos Similares
- Reducir la Ansiedad e el Estrés
La ansiedad y el estrés llevan a muchas personas, diariamente al hospital. Si bien no es usual ir al doctor por sentir “estrés”, las investigaciones realizadas por asociaciones médicas indican que el 80% de las enfermedades son causadas, indirecta o directamente por el estrés...
- La Ansiedad y el Fracaso
- Disfonías o Afonía
- ¿Qué es la Depresión?
- Dile NO a la Tristeza
- Inteligencia Emocional y Depresión
- Introducción sobre la Depresión
- Combatir la Depresión
- Alteraciones Psiquiátricas
- Mejora tu Vida: Olvida las Presiones