El Alcance de Nuestra Mente

Muchas veces pensamos que tenemos control sobre nuestra mente y que manejamos cada uno de nuestros pensamientos, sin embargo, esto no siempre es así. A continuación les hablaremos del alcance de la mente...

Artículos Proveído Por:

Transitamos un tiempo limitado, ya definido para cada uno de nosotros por este Globo Terráqueo en donde debemos estar atentos en nuestras acciones, saber manjar la mente y no que ella lo haga, muchas veces por no estar despiertos nos conlleva a repercusiones nefastas en nuestro crecimiento personal y espiritual. Maestros espirituales que han transitado también por esta dimensión, nos han legado la importancia de mantenernos atento en como nuestra mente actúa, en aquietarla, optimizar su razón de ser, usar su máximo potencial. Lo cierto, que de vez en cuando debemos sorprendernos cómo actúa nuestra mente, qué la impulsa actuar, cuáles han sido las consecuencias de su actuación en pro de nuestro aprendizaje, crecimiento, cómo identificarnos con su potencial y hacer que éste nos proporcione los pensamientos, acciones que requerimos para saber aprovechar la oportunidad que se nos ha dado de pasar por este plano. En un escrito de Ramiro Calle leemos, que el universo de la mente es sorprendente. La mente en la superficie es movida, tumultuosa, caótica. La mente en la profundidad se torna silente, serena, reveladora. Cuando la mente nos controla, ella puede hacer lo que le plazca: puede hacer creer a una persona sana que está enferma, a un rey que es un mendigo. Tal es el poder de las creaciones de la mente. De hecho un sueño puede ser más intenso que una escena en la vigilia. Pero esta mente que alucina, confunde, desorienta y extravía tiene también un gran poder liberatorio y te puede proporcionar discernimiento, conocimientos múltiples y sabiduría. ¿Somos algo que no sea nuestra mente o que ella no viva o experimente? Ella nos conduce a la esclavitud y a la libertad; ella nos permite conocer y conocernos, percibir y percibirnos. Es una herramienta muy importante y hay que cuidarla, conocerla y utilizarla con cierta precisión. Procura dolor, pero también felicidad; proporciona zozobra y tribulación, pero también calma profunda y beatitud. Puede ser muy experta o muy inútil, muy sabia o muy torpe. Tiene poder para construir y destruir, para edificar y arrasar. Es como si se tratase de dos siameses de muy distintas intenciones. Pura y sometida, la mente es un regalo; contaminada e indócil, la mente es un castigo. Engendra toda clase de tendencias codiciosas, pero también amor y compasión. En suma, puede ser la peor enemiga; puede ser la más excelente aliada. No es de extrañar que los sabios de la antigua India explorasen a fondo la mente y concibiesen y ensayasen métodos y claves para subyugar la mente, orientarla, ponerla al servicio del crecimiento interior y el bienestar. Nos agrega Calle, que la mayoría de las veces vivimos inmersos en el río de los pensamientos y éstos nos llevan de un extremo a otro, provocándonos sentimientos contradictorios y muy dispares. Somos y nos sentimos lo que el pensamiento nos dice. Nos creemos lo que pasa por la mente; nos convertimos en esa marea de ideas, conceptos y descripciones, perdiendo nuestro eje interior, nuestra armonía. Entonces, ¿somos algo más que nuestros pensamientos? Pero aún más controlados estamos por las corrientes subterráneas que operan en el subconsciente y que provocan todo ese oleaje pensante de superficie. Somos una hoja a merced de la marea de los procesos psicomentales, apartados de nuestra real identidad. Sin embargo, podemos cultivar otra actitud. Podemos convertirnos en testigos de las modificaciones de la mente y permanecer en la primera y no en la segunda causa, es decir, en la raíz del pensamiento. Como nubes vienen y van los pensamientos por el firmamento de la mente. No me afectan, no me alteran, no me confunden; tomo o selecciono los beneficiosos o necesarios, pero hago caso omiso de los otros. Al fin y al cabo sólo son ideaciones mecánicas, repetitivas, que obedecen a estratos más profundos en conflicto. ¿Para qué tomar el reflejo por la realidad? Es un ruido de fondo en la mente. ¿Por qué identificarse con ellos, incluso por qué creérselos? En las prácticas de interiorización se retrotrae la conciencia y se sitúa en su origen. Los pensamientos entonces pierden su poder. La mente se apacigua; es como un elefante furioso que finalmente se calma y se echa a reposar. La mente se interna, se canaliza hacia su propia fuente, queda absorta en la sensación o presencia de ser. Es una cuestión de ejercitamiento. Lo cierto, que debemos preocuparnos en sorprendernos cómo actúa nuestra mente, de qué manera la controlamos o ésta lo hace. Qué hemos logrado cuando nuestra mente actúa a favor de nuestro crecimiento, cuando nos proporciona la información necesaria para enfrentar las pruebas, afrontar los retos. Insiste Calle en que consideremos el que a veces la mente es la gran dificultad para que surja el amor; lo frustra, le impide su manifestación espontánea. Una mente demasiado egocéntrica, narcisistamente preocupada, no está en disponibilidad de engendrar amor. Es una mente tan obsesionada por sus alteraciones, zozobras, miedos e inquietudes, que no se para a amar, a compadecerse. Pero cuando la mente se descontrae, se expande y está abierta, genera compasión con la misma naturalidad que la flor exhala su perfume. Una mente en paz, armonizada, en libertad, que ha recuperado su inocencia, que se ha "recobrado" a sí misma, da lo mejor de sí. Como sea la mente, así actuará. Si la mente es un basurero, pondrá basura por todas partes, creará conflictos y se regocijará en su agresividad. Si la mente está tensa, transmitirá tensiones. Si la mente es ávida, evidenciará en todo momento su codicia, su desmedida ambición. Pero cuando la mente está en calma, procura serenidad; cuando la mente está en orden, crea orden y armonía. Con razón los yoguis indios invitan a la revolución mental y te dicen que comiences por arreglar tu mente y después ya arreglarás lo que te rodea. Cuando la mente cesa en su agitación, comienza a obsequiarnos con su gran tesoro. Si consideramos que percibimos, vemos, sentimos y nos relacionamos por medio de la mente, comprenderemos cuán importante es la mente y cuan esencial cuidarla, ordenarla y esclarecerla. Como sea nuestra mente, así vivenciaremos la vida, a los demás y a nosotros mismos. De: carlos

Fuente: Artículos Gratuitos Online de Articuloz.com - http://www.articuloz.com/otros-articulos/sobre-la-mente-y-su-alcance-611756.html

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com

Artículos Regionales
- El Alcance de Nuestra Mente Alabama
- El Alcance de Nuestra Mente Alaska
- El Alcance de Nuestra Mente Arizona
- El Alcance de Nuestra Mente Arkansas
- El Alcance de Nuestra Mente California
- El Alcance de Nuestra Mente Colorado
- El Alcance de Nuestra Mente Connecticut
- El Alcance de Nuestra Mente DC
- El Alcance de Nuestra Mente Delaware
- El Alcance de Nuestra Mente Florida
- El Alcance de Nuestra Mente Georgia
- El Alcance de Nuestra Mente Hawaii
- El Alcance de Nuestra Mente Idaho
- El Alcance de Nuestra Mente Illinois
- El Alcance de Nuestra Mente Indiana
- El Alcance de Nuestra Mente Iowa
- El Alcance de Nuestra Mente Kansas
- El Alcance de Nuestra Mente Kentucky
- El Alcance de Nuestra Mente Louisiana
- El Alcance de Nuestra Mente Maine
- El Alcance de Nuestra Mente Maryland
- El Alcance de Nuestra Mente Massachusetts
- El Alcance de Nuestra Mente Michigan
- El Alcance de Nuestra Mente Minnesota
- El Alcance de Nuestra Mente Mississippi
- El Alcance de Nuestra Mente Missouri
- El Alcance de Nuestra Mente Montana
- El Alcance de Nuestra Mente Nebraska
- El Alcance de Nuestra Mente Nevada
- El Alcance de Nuestra Mente New Hampshire
- El Alcance de Nuestra Mente New Jersey
- El Alcance de Nuestra Mente New Mexico
- El Alcance de Nuestra Mente New York
- El Alcance de Nuestra Mente North Carolina
- El Alcance de Nuestra Mente North Dakota
- El Alcance de Nuestra Mente Ohio
- El Alcance de Nuestra Mente Oklahoma
- El Alcance de Nuestra Mente Oregon
- El Alcance de Nuestra Mente Pennsylvania
- El Alcance de Nuestra Mente Rhode Island
- El Alcance de Nuestra Mente South Carolina
- El Alcance de Nuestra Mente South Dakota
- El Alcance de Nuestra Mente Tennessee
- El Alcance de Nuestra Mente Texas
- El Alcance de Nuestra Mente Utah
- El Alcance de Nuestra Mente Vermont
- El Alcance de Nuestra Mente Virginia
- El Alcance de Nuestra Mente Washington
- El Alcance de Nuestra Mente West Virginia
- El Alcance de Nuestra Mente Wisconsin
- El Alcance de Nuestra Mente Wyoming
Artículos Similares
- Cómo Manifestar sus Sueños
Se ha preguntado ¿por qué algunas personas tienen todo lo que sus corazones desean, y en cuando otras simplemente luchan día tras día únicamente para conseguir el sustento?...
- La Rendición
- Nuestras Actitudes y el Comportamiento
- El Problema No es Problema
- La Visualización dell Éxito
- El Poder de la Congruencia
- Energía Mental
- ¿Qué es la Depresión?
- ¿Cómo Funciona la Pnl?
- Disfrutar la Vida