Honda S2000 2005

Siempre provocador pero nunca relajante  -Christian J. Wardlaw

Proveído Por:


Fue en el verano del 2000, en el circuito Streets of Willow Springs mientras gritaba como loco al tomar la curva "la herradura", riendo como poseído cuando el roadster sacaba la cola, el motor gimiendo a velocidad infernal y en mi mano derecha la palanca de cambios como un lingote de aluminio al rojo vivo. Así me enamoré del Honda S2000. Como un verdadero misil de cuatro ruedas gracias al esplendor de su elevado límite de revoluciones, una delirante entrega de potencia y respuesta magistral, el S2000 representaba una auténtica bestia de altas prestaciones, un bisturí para abrirse paso por los cañones como un cuchillo eléctrico Ginsu cortando el pavo de Acción de Gracias. Sin contar que se trataba de un circuito cerrado, con sólo tierra y gravilla para colisionar en caso de trompo, el S2000 era sinónimo de diversión a la máxima potencia.

Pero para apreciarlo, la mayoría de la gente primero tuvo que tomarle el gusto. El motor cuatro cilindros de régimen elevado, la caja exclusivamente manual, los indicadores digitales tipo videojuego, la decoración y diseño interior minimalista y la aparente falta de refinamiento no eran lo que el público esperaba de un convertible de US$ 35.000 que competía contra modelos BMW y Mercedes de acceso a gama. El Honda S2000, un auto fabricado por y para amantes de la conducción, no era para gente presumida.

Desgraciadamente, ser amante de la conducción no otorga habilidades de manejo por arte de magia, y la primera reedición del Honda S2000 tenía la maldita costumbre de perder adherencia sin avisar, lo que desembocó en varias carrocerías destruidas porque a los conductores de repente se les acababa el talento. Además, usar el S2000 como vehículo para todos los días significaba ir volando por la ciudad muy arriba en el espectro de potencia, donde el motor entregaba mayor empuje, o sacudir el cuentavueltas bien abajo, donde el motor poseía tanto músculo como un Mazda Miata.

Para resolver estos inconvenientes, Honda introdujo varias modificaciones al S2000 edición 2004. El impulsor de 2,2 litros, de mayor cilindrada y con un espectro de potencia más amplio, mejora la respuesta en trazado urbano. Las modificaciones en las relaciones de caja, con sincronizadores de carbono para todas las marchas hacia adelante, contribuyen a brindar máxima potencia y a facilitar el comando de la caja. Las actualizaciones de la suspensión, que mejoran la estabilidad y calidad de marcha, y los neumáticos y llantas más grandes, de 17 pulgadas, perfeccionan el agarre a gran velocidad. Honda también recalibró la dirección electrónica, para mejorar la lectura del camino e incrementar la estabilidad direccional, y renovó la respuesta del pedal de freno. Para completar las actualizaciones, un estilo remozado y un nuevo diseño de llantas distinguen visualmente al nuevo y mejorado Honda S2000.

Estas modificaciones recientes fueron la excusa perfecta para pedir prestado durante una semana un Honda S2000 2005 en color ?New Formula Red?, y disfrutar del sol veraniego del sur de California. Siempre provocador pero nunca relajante, el Honda S2000 no es un auto para pusilánimes. Para enamorarse del Honda S2000, hay que saber apreciar el motor de cuatro cilindros, la tecnología de distribución variable, la caja manual, la suspensión rígida y un diseño cuyo propósito exclusivo es demostrar que se ha invertido bien el dinero. Defectos al margen, este auto es pura dinamita al volante, está magníficamente construido y constituye uno de los más puros deportivos del mercado actual; y con las actualizaciones recientes, se ha puesto mejor que nunca.

Continue al Honda S2000 2005 resumen de Myride.com